Yves Bonnefoy

                            
   Una lápida
 
   Todo era pobre, desnudo, transfigurable,
nuestros muebles eran sencillos como piedras,
     nos gustaba que la grieta de la pared
fuera esa espiga en que enjambraban mundos.
              
               Nubes, aquella tarde,
      las mismas de siempre, como la sed,
           la misma tela roja, desatada.
                 Pasajero, imagina
nuestras repeticiones, prisas y confianzas.
 
 
                                                                                De Las tablas curvas
                                                                              Traducción de Jesús Munárriz.
 


 
 
Anuncios

Los comentarios están cerrados.